Entrada destacada

viernes, 12 de junio de 2015

FELIPE GONZALEZ DENUNCIA UNA VENEZUELA EN EXTINCION

Felipe González: “Venezuela es un país en proceso de destrucción”

Al expresidente se le impidió acudir a una vista del líder opositor Leopoldo López

 Madrid DIARIO EL PAIS, MADRID11 JUN 2015 


















EL VIDEO DE FELIPE GONZALEZ

Felipe González pudo hablar más alto, pero no más claro. “Frente a una dictadura, uno sabe a qué atenerse, pero no frente a una democracia traicionada. Venezuela es el reino de la arbitrariedad y el presidente Maduro lleva al país hacia la destrucción”, aseguró este jueves el expresidente español en su primera comparecencia, en Madrid, para informar de su visita a Caracas, adonde viajó el pasado domingo con la intención de asesorar en la defensa de los dos líderes opositores encarcelados, Leopoldo López y Antonio Ledezma. El primero está en prisión y en huelga de hambre; el segundo, en arresto domiciliario.
González subrayó que la situación venezolana es “insostenible" y que “en toda América Latina hay una creciente preocupación por lo que está pasando. Todo el mundo está preocupado, menos [el presidente Nicolás] Maduro”. El líder socialista, que hizo gala de buen humor durante toda su intervención en la sede de la Asociación de la Prensa de Madrid, se mostró molesto por el aluvión de preguntas sobre Podemos y España. “He venido aquí a hablar de Venezuela. ¿Es que a nadie le interesa lo que pasa en Venezuela?”.
“Venezuela es un país destruido en todos los sentidos, desde el punto de vista económico y desde la seguridad, Maduro es el responsable de la catástrofe en términos de crisis social y económica y en términos de libertades básicas”, recalcó el expresidente español, y “no hay talante de diálogo en el Gobierno”. “He vuelto muy triste y preocupado. Me preocupa que un país tan rico camine hacia un proceso de destrucción”, aseguró González.
La presencia de González en el acto, convocado para presentar la Asociación de Periodistas Venezolanos en España y que contaba además con la presencia del director del periódico opositor El Nacional, Miguel Enrique Otero, se convirtió en un acontecimiento. González empezó su intervención dando las gracias al presidente venezolano por hacer relevante su visita. “La torpeza de Maduro ha hecho que el viaje tuviera una gran repercusión” y agradeció a Otero la labor del periódico, que ha sido denunciado por el número dos del chavismo, Diosdado Cabello, por haber reproducido informaciones de medios extranjeros sobre una investigación de Estados Unidos al político venezolano por presunto tráfico de drogas y lavado de dinero. “Es la única prensa libre en papel que queda en Venezuela”, según el ex jefe del Ejecutivo español. 

Según el ex presidente, el país latinoamericano “necesita diálogo y reconciliación y para eso necesita restituir la democracia”. “Para encontrar algo similar a lo que he visto en Venezuela hay que trasladarse al este de Europa”, dijo González, que aseguró haber cumplido todos los objetivos de su visita. “He visto a las familias de los presos, a Antonio Ledezma, a Henrique Capriles, al ganador del Ortega y Gasset, Teodoro Petkoff, me he reunido con estudiantes”, afirmó. “He tenido mucha seguridad, yo diría que incluso más de la que necesitaba”.


Preguntado sobre por qué salió el pasado martes del país sudamericano, donde apenas estuvo 48 horas y no se le permitió visitar a Leopoldo López en la prisión militar de Ramo Verde, donde lleva un año preso, ni asistir a la vista de su juicio el pasado miércoles y, sobre todo, cuestionado por haber utilizado un avión de las Fuerzas Armadas de Colombia para abandonar el país, el expresidente exclamó: “¡Cómo voy a salir huyendo de ese paraíso de las libertades que es Venezuela!”. Aseguró que aprovechó el avión presidencial de Juan Manuel Santos, que viajaba a la cumbre de la Celac en Bruselas, para departir con el mandatario colombiano.

Trabas y obstáculos

Pese a todas esas trabas y obstáculos, González, que aseguró que volverá a Venezuela, afirmó que ha regresado con la esperanza de que haya elecciones parlamentarias pronto, pero reclamó la ayuda de la comunidad internacional y dijo que toda América Latina —“lo digan en alto o no”— está muy preocupada. “Incluso los Castro consideran al régimen un estorbo”, afirmó. En el plano personal, aseguró sentirse “dolido” por la situación de los familiares de los presos políticos.
Ante las preguntas sobre política española, en particular sobre Podemos, González señaló que prefería “contestar a Maduro antes que contestar a los monaguillos” y declinó hablar de política interna porque eso sería darle la razón a Maduro.
El expresidente también se negó a hablar de pactos en España y quiso centrar en todo momento su intervención en Venezuela. “Si alguien me pregunta por qué no voy a otros países, quiero decirles que a lo largo de mi vida he pisado muchos charcos y no todos son conocidos. No me gusta. Incluso esta visita he querido que fuera discreta”.