Entrada destacada

lunes, 15 de junio de 2015

EL LABORATORIO ELECTORAL DE SANTA FE: LECCIONES PARA DURAN BARBA Y CIA.


La elección para gobernador de Santa Fe acaba de terminar y siendo las 2.15 de la madrugada del lunes, muchos santafesinos se han ido a dormir, sin saber a ciencia cierta quién ganó semejante crucial elección. Tras una verdadera "prepeada" mediática del oficialismo socialista, difundiendo "mesas testigo" y ganando por medio punto, hace tres horas que el escrutinio parece detenido en el 93 o 94 % de mesas escrutadas, con un cuasi empate técnico entre Miguel Del Sel del PRO y Miguel Lifschitz del frente socialista, aunque parece terciar también, el ex reutemista Perotti, del kirchnerista FPV, el verdadero ganador moral de la elección. Precisamente, gane quien gane la elección hoy o dentro de 15 días recontando voto a voto y telegrama por telegrama en la capital provincial, como en 1991 o 1995, está claro que el 70 % de la población de una Provincia, acosada por la delincuencia y el narcotráfico, rechaza el "cambio" propuesto por el PRO y el esquema del ecuatoriano Durán Barba y que proyectando a las PASO nacionales de agosto, posiciona mejor a  Scioli, vis a vis un Macri que ahora deberá sostener sus apoyos en la figura de un Reutemann en declive y sin siquiera un Massa de cierta relevancia: la debacle del Frente Renovador fue aún más notoria ahora que en las PASO. Todo este escenario no hace más que revelar, como afirma Rosendo Fraga, lo difícil que es ganarle a los oficialismos en la Argentina de hoy y la actitud conservadora y pusilánime de gran parte de nuestra sociedad, que aferrada a preservar el "minimum" (consumo, seguridad, empleo básico), no se anima a dar un salto de cantidad y calidad en todo sentido.  Santa Fe era un verdadero laboratorio y quedó demostrado que la gente volvió a votar de manera muy statuquísta. Un verdadero ejército de periodistas financiados desde el poder, planes sociales, empleo público con miedos de todo tipo, militantes rentados por y desde el Estado, empresarios que temen perder concesiones y una clase media que ni siquiera arriesga a votar algo nuevo y diferente, conforma esa coalición del statu quo. Señor Durán Barba, con candidatos conocidos, mucho timbreo personal y globos amarillos, no alcanza. Para un 30 % puede ser, pero para ganar con solidez una Provincia y un país, contra semejante tal "ejército", no es suficiente. Por favor, modifique su mirada tan subestimadora de los aparatos estatales en Argentina y por favor, cambie la estrategia porque de lo contrario, Macri puede terminar como Marina Silva en Brasil.