Entrada destacada

miércoles, 18 de marzo de 2015

ISRAEL: EL TRIUNFO DEL MIEDO

 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
LINKS RELACIONADOS DE TU INTERES

Contra todos los pronósticos, Netanyahu acaba de retener el poder una vez más en las elecciones legislativas de Israel. Esto supondrá un endurecimiento de las posiciones contra el siempre latente Estado Palestino, contra el régimen iraní y un fortalecimiento de la obstinada política de colonización de los territorios ocupados.
Sin duda, dos factores recientes ayudaron a la victoria imprevista.
Uno, la eficacia del lobby proisraelí norteamericano. El discurso de "Bibi" en Washington fue nefasto y retrógrado, por su escaso contenido y fundamentación, pero eso poco le importó a los congresistas, sobre todo, republicanos que asistieron, vivaron y sin dudas, apoyaron financieramente al gobierno en descenso. El otro factor decisivo, fue el miedo. Sí, el miedo. Un miedo que conduce a más miedo y más cerrazón, en todo sentido. Un miedo que testimonia la enorme votación al oficialismo en las ciudades y pueblos que sufren los cohetes de Hamas, versus su derrota en la propia capital, Tel Aviv, más liberal y tolerante, como en las localidades más cercanas a Gaza y Cisjordania y las barriadas árabes.
Israel ha perdido legitimidad en el mundo, fruto de las políticas absurdas de Sharon y Netanyahu, sucesivamente. Para quienes admiramos a ese país, es una derrota política enorme. Compartimos el dolor actual de Herzog, Livni y tantos otros que luchan allí adentro, contra los extremistas de uno y otro lado, por una Israel próspera pero sobre todo, pacífica hacia dentro y en paz con los vecinos. Si el discurso del miedo no es reemplazado, poca chance habrá para la paz duradera en esa hermosa región del mundo. Alguna vez, un señor llamado Gorbachov dio el primer paso y el holocausto nuclear murió. Falta otro Gorbachov en Israel y según parece, no emerge de las urnas.