Entrada destacada

martes, 31 de marzo de 2015

EXCELENTE ARTICULO DE VALLESPIN SOBRE EL CASO LUBITZ Y LOS CLICHES NACIONALISTAS

Alemania frente a los estereotipos

La tragedia del avión de Germanwings evidencia el contraste entre tópicos y realidad

 
, DIARIO EL PAIS, MADRID,  31 MAR 2015
 
 
No es fácil escribir sobre estas cosas cuando todavía nos encontramos bajo el impacto de la tragedia del avión de Germanwings y después de asistir al perfecto engranaje de cooperación europea que siguió al accidente. Pero estoy seguro de que muchos de ustedes sintieron, junto al lógico dolor por las víctimas, un cierto alivio porque el avión siniestrado no fuera de bandera española. Y ese alivio muy probablemente iría en aumento a medida que fueron conociéndose las circunstancias del suceso.
 
¿Se imaginan las reacciones en la prensa alemana y de otros países europeos de haberse tratado, digamos, de un vuelo de Iberia Express? ¿Qué no hubieran dicho sobre nuestra supuesta improvisación, ausencia de controles, o dejadez en general? Hubiéramos sido un blanco sencillo para ser torpedeados en nuestro orgullo nacional por importantes sectores de la prensa sensacionalista. Y la razón es evidente, hay ya un terreno abonado construido a partir de estereotipos nacionales que funcionan con una inmensa capacidad de convicción. Ricemos el rizo, supongamos que el avión salía de Tesalónica y era de una compañía griega. La imputación en ese caso hubiera ido mucho más allá de la acción individual del copiloto para trasladarse a la situación general de dicho país.
¿Se imaginan las reacciones en la prensa alemana y de otros países europeos de haberse tratado, digamos, de un vuelo de Iberia Express?
La propia reacción de los medios alemanes fue de una inmensa perplejidad precisamente porque rompía con el estereotipo que ellos tienen de sí mismos, del país de los mil controles y la perfecta maquinaria organizativa. El trastorno, del signo que sea, que afectó a Andreas Lubitz tuvo que haber sido previsto, y los discursos sobre la “sociedad del riesgo” u otras circunstancias personales del copiloto ofrecen poco alivio. En algún lugar de la cadena hubo un error que pasó desapercibido y tuvo los efectos que ya conocemos. A pesar de la (mala) fama que en estos asuntos tenemos por otros lares, nosotros hubiéramos reaccionado igual.
 
Lejos de mí el utilizar este luctuoso acontecimiento como acicate para abundar en los tópicos. Mi intención es la contraria, valerme de él para, mediante la introducción de un contrafáctico, contribuir a romper el poder que hoy en día siguen teniendo los estereotipos. En Alemania también se retrasan los trenes y aquí a veces nos sorprende lo tremendamente puntuales que son. Ni aquélla es una sociedad perfecta, ni las del sur de Europa son el desastre que se percibe desde el norte. Y si hay algo que han demostrado las actuaciones de después del accidente es que más allá de las retóricas, los prejuicios y las ofuscaciones de unos países hacia otros, en lo sustancial estamos a un nivel parecido y los engranajes cooperativos pueden hacerse funcionar con eficacia. En gran parte, porque la UE nos regula a todos por igual, nos homogeneiza y compensa nuestros desequilibrios.
Lo conseguido de facto en el ámbito organizativo no se ha trasladado, sin embargo, a las mentes de las diferentes ciudadanías. En plena crisis del euro, cuando se produjeron en Alemania unas misteriosas muertes provocadas aparentemente por pepinos españoles, un diario de Berlín tituló: “El culpable es un sureuropeo”. Al final la causa estaba en unos brotes de soja de otro lugar. Pero el daño ya estaba hecho. Seamos serios, no alimentemos el espantajo de los chivos expiatorios o los topicazos.