Entrada destacada

viernes, 16 de enero de 2015

SIGUE LA VIOLACION A LA TREGUA EN UCRANIA

La violencia de los combates en Ucrania golpea a los civiles

Los rebeldes afirman que han tomado el control del aeropuerto de Donetsk; Kiev lo niega

Moscú, DIARIO EL PAIS, MADRID  16 ENE 2015
 
 
 
Los bombardeos de la artillería y los enfrentamientos se han reanudado en las regiones rebeldes del este de Ucrania dejando varios muertos y heridos, tanto soldados como civiles. Los combates han sido especialmente intensos en el aeropuerto de Donetsk, que los separatistas afirman haber tomado totalmente, aunque el Gobierno ucranio lo desmiente.
Andréi Lisenko, portavoz de los militares ucranios, ha afirmado que seis soldados han muerto en los combates por el aeropuerto y que otros 18 han resultado heridos, pero ha asegurado que “todos los ataques han sido repelidos”. Los milicianos rebeldes, por su parte, han declarado oficialmente que controlan la estratégica instalación. Lo cierto es que, después del anuncio de los separatistas, se han seguido escuchando fuertes tiroteos en la zona, lo que significa que los soldados ucranios tienen todavía en sus manos al menos parte de las instalaciones.
El intenso bombardeo al que se han visto sometidas las localidades rebeldes, especialmente Donetsk, ha causado asimismo entre tres y siete víctimas mortales, según diversas fuentes. La crisis en la zona rebelde se ha agudizado desde que el martes un proyectil alcanzó un autobús con civiles matando a 12 personas y dejando una veintena de heridos en las cercanías de Volnovaja. Kiev ha acusado a los separatistas de ser los autores del ataque, mientras que estos han negado categóricamente que estuvieran involucrados y han explicado que su artillería se encuentra a 50 kilómetros de la zona y no tiene tanto alcance. El conflicto se ha cobrado ya cerca de 5.000 vidas y ha dejado el doble de heridos.
El ministro de Exteriores ruso, Serguéi Lavrov, mostró este viernes su preocupación por la movilización decretada en Ucrania por el presidente Petró Poroshenko. Kiev está enviando al este del país nuevas fuerzas, que las autoridades justifican como una simple “rotación” de los efectivos para que, quienes estaban cumpliendo el servicio militar en la zona, puedan descansar.
Lavrov ha acusado a Ucrania de “minar tanto el espíritu como la letra de los acuerdos de Minsk” con sus planes militares. “Toda actividad relacionada con preparativos militares” obstaculiza las conversaciones de paz, ha advertido el jefe de la diplomacia rusa.
Sin embargo, las conversaciones del grupo de contacto —es decir, de los representantes de Kiev y los rebeldes, con la mediación de Rusia y la Organización para la Seguridad y Cooperación en Europa—, que debería haberse reunido este viernes en Minsk, fueron aplazadas debido a que la delegación ucrania no llegó a la capital bielorrusa. Los últimos intentos de continuar las negociaciones de paz han fracasado y siguen pendientes del cumplimiento de una serie de puntos de los acuerdos, ante todo, la concesión por parte de Kiev de más autonomía a las localidades rebeldes, y que ambas partes retrasen su artillería pesada para crear una franja de seguridad de 30 kilómetros.
Debido a la falta de progreso, también fue aplazada indefinidamente la reunión de la canciller alemana, Angela Merkel, con los presidentes de Francia, Rusia y Ucrania, que debía haberse celebrado el jueves en Astaná, la capital de Kazajstán. Merkel conversó por teléfono este viernes con Poroshenko y subrayó la necesidad de que el grupo de contacto celebre una sesión, lo antes posible, para que luego puedan reunirse los ministros de Exteriores de los países citados y preparar la cumbre en Astaná.