Entrada destacada

miércoles, 31 de diciembre de 2014

CIERRE DEL INTERNACIONAL 2014

Culmina un año con demasiadas novedades en política internacional. La continuidad y agravamiento de una crisis como la ucraniana, derivando en la secesión de Crimea y una guerra civil en tregua en el sudeste, junto a la fuerte irrupción de ISIS en la guerra civil siria, comprometiendo territorio iraquí, fueron los dos procesos más relevantes. De ambos, hubo impactos indeseables como la peor relación entre Occidente y Rusia desde la crisis yugoslava y la dificultosa posición de Turquía ante el conflicto sirio, además de la prosecución del largo e indefinido conflicto palestino-israelí. Respecto al hegemón mundial, Estados Unidos, empezó a recorrer la recta final de su segundo mandato, su Presidente, Barack Obama, pero esto no le impidió iniciar por primera vez en décadas, la negociación por el desarme nuclear con la Irán del moderado Rouhani y sobre el final del 2014, el fin del embargo norteamericano a Cuba. Con esos dos gestos, Obama recuperó cierta iniciativa política en el escenario internacional, la cual había sido opacada por su colega ruso Putin, el año pasado, en ocasión del desarme químico sirio y la desconfianza sembrada entre sus aliados occidentales, por los casos de espionaje. No obstante, el frente interno estadounidense luce complejo con episodios de violencia policial-racial en Missouri y reformas de políticas públicas prometidas pero no cumplidas, por parte del poder federal central, aunque la economía luce mucho mejor, con un dólar refortalecido. En el mundo asiático, volviendo al plano político, en la India, la elección de Narendra Modi, venciendo al Partido del Congreso de los Gandhi y la ratificaciòn de Abe al frente de una pre-revisionista Japón, fueron los acontecimientos que pueden marcar una nueva época, ya sacudida por el cambio del liderazgo chino, acosado brevemente por las protestas de Hong Kong. En Europa, los procesos separatistas escocés y catalán no lograron consumarse pero plantearon dudas serias sobre el futuro de la Unión, con eventuales triunfos de partidos opositores no tradicionales en Grecia y España, al comienzo y final de 2015, respectivamente. En América Latina, los electorados de Bolivia, Uruguay y Brasil, ratificaron a sus respectivos oficialismos, en una señal clara de que cierto malestar popular, no alcanza a plasmarse en votos. En Chile, reasumió el poder Bachelet en medio de la mayor crisis política histórica de la derecha, aún cuando las expectativas de reforma de la primera se van desvaneciendo prontamente- En Venezuela, Maduro reprimió severamente a la oposición pero empieza a vivir el aislamiento y erosión de su régimen. El Papa Francisco recorre su segundo año de mandato, con una buena imagen y algunos gestos de cambio hacia adentro de la Iglesia Católica, pero aún nada de ello se ha visto traducido en reformulaciones integrales del poder cardenalicio de Roma. En materia económica, la baja de las "commodities", pero sobre todo, el fuerte descenso del precio del petróleo, en el contexto de la revolución americana del fracking" y las sanciones a Rusia por su papel en la crisis ucraniana, fueron los datos relevantes.