Entrada destacada

sábado, 4 de abril de 2015

EL NUEVO PRIMER MINISTRO PERUANO, EX FREDEMO

El nuevo primer ministro peruano ofrece dialogar con la oposición

Cateriano es el político más experimentado de los siete que han ejercido el cargo

El cambio en Relaciones Exteriores sorprendió en la Cancillería

Lima, DIARIO EL PAIS, MADRID  4 ABR 2015


Pocos minutos después de haber juramentado como el séptimo primer ministro de Perú en el Gobierno de Ollanta Humala, Pedro Cateriano ofreció en el canal de televisión del Estado cambiar su estilo de confrontación atendiendo a las demandas de los sectores políticos y los empresarios. Pero le está siendo difícil cumplir su palabra. 
“En un cargo como este estoy obligado a dialogar. Voy a tener que cambiar porque como presidente del Consejo de Ministros, mis opiniones políticas tendrán que ser reemplazadas por el criterio del gobierno”, dijo la noche del jueves. Segundos después recordó que está cerca “una fecha que no es feliz para el país, el golpe de estado del 5 de abril de 1992”. Ese día el entonces presidente Alberto Fujimori cerró el Congreso, el Poder Judicial y envió militares a los medios de comunicación.  De este modo, el político antifujimorista volvía a fustigar a Fuerza Popular, el partido que lidera Keiko Fuijimori, la oposición principal del Gobierno en el Congreso, y que supera al oficialismo por un voto.
Las reacciones de dos candidatos presidenciales frente a la designación de Cateriano han sido mesuradas. El líder del Partido Aprista y expresidente Alan García, tuiteó: “serena y atenta es la posición del aprismo ante el nuevo gabinete. La situación del país y las necesidades del pueblo así lo exigen”. Pedro Pablo Kuczynski, el político ubicado más a la derecha entre quienes competirán en 2016, comentó en la emisora Radioprogramas: “Tenemos un nuevo primer ministro que tiene que ser aprobado por el Congreso. Él se da cuenta de eso y ha dicho que va a ser conciliador”.El nuevo jefe de gabinete de Humala ha tenido más experiencia en partidos políticos que sus seis antecesores. Formó parte brevemente del Movimiento Libertad que fundó el escritor Mario Vargas Llosa en 1987 contra la nacionalización de la banca, anunciada por el entonces presidente García. Fue diputado de 1990 a 1992 por el Fredemo, el partido político con el que el Nobel de Literatura se postuló a la presidencia contra Alberto Fujimori. Posteriormente, fue viceministro de Justicia entre 2001-2002 afiliado a otra organización política, el Frente Independiente Moralizador (FIM).
Dos de los cuatro cambios en el gabinete de Humala se explican por el estilo de Cateriano. El diario El Comercio destaca que Gonzalo Gutiérrez, ministro de Relaciones Exteriores hasta el jueves y diplomático de carrera, lamentó esta semana que se hubiera filtrado a la prensa un documento del Ministerio de Defensa que transcribía una conversación en WhatsApp entre los jefes de inteligencia de Perú y Chile, en la cual el oficial chileno mencionaba que hubo espionaje de su país al vecino. Desde febrero, Gutiérrez gestionó el escándalo mediante notas diplomáticas: dos de Perú, dos de Chile, pero Humala presionaba públicamente a Chile para que reconociera lo ocurrido. Una fuente diplomática comentó a EL PAÍS que el relevo sorprendió en la Cancillería; Gutiérrez llevaba nueve meses en el cargo y el embajador de Perú en Chile fue llamado en consulta a Lima debido a este caso. Pasado un mes aún no retorna a Santiago.
Por otro lado, el nuevo ministro de Justicia, Gustavo Adrianzén, es el ex procurador del Ministerio de Defensa mientras Cateriano encabezaba esa cartera. En ese cargo, Adrianzén fue criticado por organismos de derechos humanos, pues ocultó que un grupo de agentes de inteligencia -distintos del grupo de élite del Ejército Chavín de Huántar- dispararon a un terrorista rendido al final del rescate de los rehenes de la casa del embajador de Japón, en 1987.
Una tarea más que espera al nuevo primer ministro, es el motivo de la censura de su predecesora: investigar el uso de la Dirección Nacional de Inteligencia (DINI) para espiar a políticos y empresarios peruanos y lograr cambios en ese organismo. Cateriano se ha limitado a decir que la Fiscalía debe indagar no solo lo ocurrido en este Gobierno, sino en los anteriores.