Entrada destacada

viernes, 24 de abril de 2015

BALANCE DE UN NUEVO FORO EMPRESARIO DE LA FUNDACION LIBERTAD DE ROSARIO







Importantes personalidades del mundo intelectual y empresario se hicieron presentes este año. Algunas reflexiones al respecto:

JORGE CASTRO

- El ascenso chino es inexorable. Hoy se desacelera pero a un ritmo del 7 % anual, cuando antes lo hizo al 11 durante 15 años consecutivos. En un año, crece el equivalente al PBI de Australia o Italia. 

- Para China, hay tres naciones fundamentales, como proveedoras de agroalimentos: Estados Unidos, Brasil y Argentina.

- China es la dinámica de lo impensado. La elite del PC marxista llevando adelante la mayor economía capitalista del mundo.

LUIS ETCHEVEHERE

- Tenemos el compromiso de los tres principales candidatos opositores (Macri, Massa y Sanz), de bajar las retenciones, en distintos porcentajes y variantes, pero disminuciones al fin.

ENRIQUE SZEWACH

No hay margen para la continuidad. Caben recordar dos casos, al respecto. 1999, cuando un candidato oficialista quería el cambio (la salida de la Convertibilidad que ya estaba moribunda) y un opositor (De la Rúa), quien ganó, la continuidad, para luego, terminar haciendo todo precipitadamente, dos años más tarde. O el de Brasil de Dilma, cuando por no comunicar toda la verdad respecto al desajuste fiscal que tenía el país, durante la campaña, hoy está pagando un alto costo político, ajustando todo lo que proponía su opositor Aecio. Con un candidato oficialista ganador, puede ocurrir lo mismo en diciembre.

Siempre me preguntan a cuánto tiempo está Argentina de asemejarse a la Venezuela de hoy. Yo digo dos años.

MANUEL MORA Y ARAUJO

Argentina tiene dos grandes problemas. Uno, que el 30 o 40 % de la población, más productiva, sostiene al otro 60 % (empleados públicos y empleo informal), de bajísima productividad, con un segmento medio que no reconoce eso y con un segmento, el primero, que no tiene poder político ni representatividad política acorde a su producción de riqueza. Ese dato estructural no se observa en el resto de América Latina y eso explica, en gran medida, que Argentina sea un país en decadencia a lo largo del tiempo.

El otro problema tiene relación, no con las elecciones, sino con el día después de las elecciones. De los tres componentes que requiere la política (comunicación para ganar votos, gestión e ideas), en el actual liderazgo argentino, sobra de los  dos primeros componentes -el primero es muy importante en el actual gobierno y eso explica la gran popularidad de la Presidenta- pero escasea el tercero. Lo demuestra la interna del PRO en CABA, donde no aparecen ni se discuten ideas. 

Si la economía no entra en colapso antes de agosto, gana el oficialismo, máxime si Scioli logra imponer su candidato a Vice (tal vez Gioja).