Entrada destacada

sábado, 26 de noviembre de 2016

FIDEL CASTRO: LO IMPORTANTE NO ES SU MUERTE SINO SU NEFASTO LEGADO

Por estas horas, lo lloran y llorarán los que lo aman y admiran y festejarán, sí festejarán, los que vomitan cuando escuchan su nombre. Eso generaba Fidel Castro. 

fidel-castro-2.jpg

Sin embargo y parafraseando a Nicolás Maquiavelo, está claro que ejerció el poder como pocos y por esta razón, murió un viernes 25 de noviembre en su lecho de enfermo en La Habana. Muerte natural. Como Stalin, como Mao, Brezhnev, como Napoleón, como Hafez Al Assad, como tantos otros que a lo largo de la historia, fallecieron al lado de sus obsecuentes, sin que nadie les reproche ni sus crímenes ni sus injusticias, mayores aún a las que decían que iban a reparar. Sólo así se entiende que este jesuita de clase media aburguesada y marxista oportunista, haya llegado a tener éxito en derrocar a Batista por medio de un proceso revolucionario en donde él era uno más y logró a fuerza de mucha inescrupulosidad, desembarazarse uno por uno, de los líderes del llamado Movimiento 26 de Julio: Pedro Boitel, Huber Matos y por qué no, hasta el propio Ernesto "Che" Guevara, quien, a partir de sucesivas denuncias -ver caso Regis Debray-, se deduce, Fidel desconfiaba y recelaba muchísimo. Luego, estuvo décadas enteras en el poder: 47 al frente y los últimos 10 años más, entre bambalinas, con algún poder de veto sobre su hermano Raúl. Casi sesenta años, la edad de toda una generación, manipulando, digitando, coaccionando, amenazando, sobornando, expulsando, arengando, victimizándose, todo cuando fuera necesario, practicando la "virtú" o capacidad de ejercer el poder, como le recomendaba Maquiavelo a los Médicis. Castro fue un genial alumno del florentino, varios siglos más tarde. Claro, tuvo ayudas externas inestimables en el largo trayecto. El embargo norteamericano, la excusa perfecta para hambrear a su pueblo, fue una de ellas. Idem la estúpida y torpe decisión de Kennedy, de invadir Bahía de los Cochinos. El subsidio "eterno" de la URSS en agradecimiento por haber se jugado por Moscú cuando otros no lo hicieron, es otra. El final de la Guerra Fría, lejos de ser su tumba, se convirtió en otro soporte para su mito del líder que lograba sobrevivir a todo. 
Resultado de imagen para fotos de fidel castro joven

Imagen relacionada

Párrafo aparte para la intelectualidad de izquierda de todo el mundo y de América Latina, en particular. Excepto en Rusia, donde hoy se lo venera como "el gran tovarich Castro", quien fuera el primero en un exótico, lejano y tropical continente, animarse a "luchar" contra Estados Unidos, los progresistas europeos y americanos, apoltronados en sus escritorios o cafés burgueses, que cobran en dólares y cuando van a La Habana, se hospedan en los mejores hoteles que la privilegiada cúpula del Partido les garantiza, admiran ese poder de Castro y no su épica contra la injusticia.Esos intelectuales, con muchos de los cuales, Castro cultivó amistad -tampoco creo que sincera-, sienten admiración por ese control social que ejercen este tipo de líderes.  Sólo así se entiende que le hayan perdonado todo lo que ellos mismos desprecian, al menos, públicamente: el militarismo en el que degeneró su "revolución"; el nepotismo de cerrar un régimen que supuestamente "iluminado por la Razón" y confiar el poder a su hermano (Raúl); el hambre de las masas, por más que se lo intente disfrazar de igualdad para todos y demás patrañas; el conservadorismo moral del castrismo y la represión de lo que ellos llaman colectivo LGBT o minorías religiosas, para no aburrir con los históricos "disidentes"; el disimulo e hipocresía de la delincuencia -no olvidar la Operación Mariel- y la prostitución abiertamente pública en el malecón de La Habana; los pactos con extremas derechas o autoritarismos como la propia dictadura argentina de Videla-Viola-Massera. Por esta conducta hipócrita, la izquierda languidece en el mundo. Presa de sus contradicciones, la derecha más reaccionaria, ocupa el lugar que venía a defender, al lado de los obreros desplazados y todos aquellos que tienen sed de justicia en este mundo.
Resultado de imagen para Fidel con Gabo garcia Marquez

Me detengo en el carácter simbólico de su figura. Hubiera despertado ese elixir mágico un Fidel Castro en Oceanía? en Escandinavia? en la propia Estados Unidos? seguramente que no. Aquí va el espacio dedicado a nuestra América Latina. Me pregunto si toda la energía dedicada a vanagloriar a este dictador patético, "enorme" figura para muchos, pero también a discutirlo o defenestrarlo, la hubiéramos usado para trazar y concretar nuestro camino al desarrollo y el fin de las desigualdades e injusticias. Sinceramente no me imagino a profesores, escritores, científicos o monjes, es decir, la reserva intelectual o moral del continente asiático, adular o venerar dictadores. Muy por el contrario, suelen ser los más opositores a ellos. Aquí, ocurre todo lo contrario. Será el resentimiento contra Estados Unidos, la representación del hispanismo? la influencia católica? cierto halo aristocratizante que aquí se respira en algunos de esos círculos? Digo esto, si realmente es así, si nos preocupan sobremanera nuestras desigualdades e injusticias. Si no es así, está bien que sigamos inmersos en el mundo de los íconos, mitos y leyendas. Es que el "realismo mágico" es quizás, la mejor manera de ocultar nuestras frustración colectiva de no ser lo que queremos y prometemos ser en este mundo.
Resultado de imagen para Fidel con Chavez Morales Correa

Por último, lo más importante. En contraste con un Allende que se suicidó fiel a sus convicciones, el supuestamente "valiente" Castro murió en su lecho de enfermo, con un cáncer que carcome todo a su alrededor, porque es una enfermedad típica de las culpas y dolores acumulados y culpas y dolores que el propio enfermo genera a los demás. Pero qué hay de los que lo toleraron tanto tiempo? de los que lo adularon? de los que lo aplaudieron? de los que lo veneraron? de los que delataron a quienes pensaban diferente? de los que vieron sus crímenes contra otros y no abrieron la boca? Alguien pensó en ellos? Porque para que Castro sobreviva tanto tiempo en el poder, habiendo generado tanto daño y mostrado tanta ineficiencia crónica y sistémica, a su capacidad para ocultarla y la ayuda externa que recibió, hay que agregarle la complicidad, por acción u omisión, de gran parte de sus propio pueblo. Termina siendo más importante que la vida o muerte física de este tipo de dictadores, el legado fenomenal material que dejan, su gran lastre, el ancla a la decadencia: la destrucción del tejido moral y social que han transmitido a sus generaciones enteras de cubanos: la desconfianza, la falta de solidaridad real, la inautenticidad, la mentira generalizada, la trampa, el ventajismo, la resignación. El espectáculo visto hoy, tras 27 años de postcomunismo, en Bulgaria, Rumania, Albania, la misma Rusia postsoviéticas, con sociedades enteras, ahora enfermas del más crudo "consumismo", pero claro, sin poder adquisitivo como el de los alemanes o anglosajones desarrollados: ese materialismo es fruto paradójicamente de tantas décadas de igualitarismo forzado que implica el pseudocomunismo. Todo esto sobrevive a Fidel pero también a Raúl. Costarán décadas recomponer en Cuba, ese tejido moral y social, algo fundamental para aquellos que nos ilusionamos con ver en esta vida, una Cuba, verdaderamente libre, democrática y justa.

Debo confesar que la noticia sólo me alegró por una razón. Armando Ribas, el filósofo cubano de nacimiento y argentino por adopción, liberal de puro cuño, autor de ese libro genial llamado "Pensamientos para pensar", podrá regresar a su patria. Habitué desde el nacimiento de la Fundación Libertad de Rosario y Premio Rogelio Tomás Pontón en 2013, él nos había comentado hace muchos años, que "con Fidel no cabían en la misma isla" y que sólo volvería, seguramente, cuando no esté más. Ahora sí, estimado Armando, podrá volver.
Resultado de imagen para Armando Ribas Pensamientos para pensar