Entrada destacada

lunes, 31 de agosto de 2015

CRISIS DE REFUGIADOS: MERKEL RECLAMA SOLIDARIDAD A LOS EUROPEOS

Merkel alerta de que Schengen peligra si no hay reparto justo de refugiados

Luis Doncel, DIARIO EL PAIS, 31 de agosto de 2015.

La crisis migratoria sube hasta lo más alto en la agenda política alemana. La canciller Angela Merkel ha adelantado que el acuerdo que negocia con Francia, muy avanzado, incluirá una de las peticiones que Berlín lleva tiempo haciendo: la inclusión de cuotas obligatorias de refugiados que cada miembro de la UE debe aceptar. La líder alemana avisa que si finalmente no se lograra un pacto para un reparto justo de los demandantes de asilo, habría que tomar otra solución.
Hace tiempo que Alemania protesta por soportar, junto con países como Suecia, la mayor carga de refugiados procedentes de países en crisis como Siria. Y estas quejas se han intensificado ante el aumento de demandantes de asilo, que este año alcanzará el récord absoluto de 800.000 personas, una cifra que cuadriplica la de 2014."Si no logramos una distribución equitativa de los refugiados, muchos volverán a cuestionarse [el acuerdo de libre movimiento de ciudadanos]Schengen. Y eso es algo que no deseamos", respondió en la tradicional rueda de prensa veraniega que se celebra en Berlín. Pese a todo, Merkel insiste en que la libertad de movimientos de ciudadanos es "un principio fundamental de la UE" que hay que preservar.
"Europa entera debe moverse. Todos los Estados miembros deben asumir su responsabilidad", dijo con gesto serio la canciller. Merkel constata que el acuerdo de Dublín, según el cual los refugiados deben solicitar asilo en el primer país de la UE que pisen, no se está cumpliendo.
La inclusión de cuotas obligatorias promete chocar con países con España y ocupará gran parte de las conversaciones que hoy lunes mantendrá Merkel con el presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, en el castillo de Meseberg, a unos 70 kilometros de Berlín. Otro asunto conflictivo será la decisión sobre el acuerdo de Dublín, que el Gobierno español defiende y que, según Berlín, hace tiempo que dejó de funcionar.