Entrada destacada

miércoles, 23 de marzo de 2016

OBAMA Y MACRI - CONFERENCIA DE PRENSA



El discurso de Macri fue estructurado y puntual, acorde a su formación ingenieril: educación, empleo y narcotráfico. Definiendo a la actual, como la "sociedad del conocimiento", subrayó la relevancia de la formación y capacitación como medios para la inserción exitosa en el mercado laboral y profesional. En tal sentido, remarcó la sana envidia por una Estados Unidos, con 75 meses consecutivos de creación de empleo. Respecto al narcotráfico, hizo hincapié en las políticas de erradicación del flagelo y la colaboración y coordinación necesarias a tal efecto, con la Administración norteamericana.

Obama, si bien lamentó que serán Presidentes homólogos con Macri, apenas estos 9 meses, fue llamativamente más sentimental en su alocución y destacó la posibilidad de un esfuerzo y trabajos conjuntos, entre las burocracias de ambos países, más allá del final de su gestión. Declaró su admiración por el "apresurado" Macri, quien en 100 días, inclinó su gobierno hacia la rendición de cuentas, transparencia, atracción de inversiones, etc. En ese contexto y bajo este liderazgo, Argentina vuelve a tener la posibilidad de convertirse en el país líder que fue en el pasado, siendo un ejemplo para todo el hemisferio pero sobre todo, los países vecinos, en clara alusión a Brasil. Así como en el año 2005, tras la Cumbre de Mar del Plata, Brasil se erigió en el socio de la Estados Unidos de Bush (hijo), tras el "entierro" del libre comercio multilateral (ALCA) y la supervivencia del enfoque bilateralista, ahora es Argentina la que recobra cierta preponderancia al menos, simbólica, a través de las señales ofrecidas en estos primeros 100 días de la gestión Macri.  

Respecto al controvertido capítulo de golpes de Estado (40 aniversario del último en Argentina) y DDHH, Obama advirtió sobre la autocrítica norteamericana respecto al pasado y la madurez alcanzada hoy en las relaciones entre los países del continente en relación a esa triste historia. El Presidente americano citó el caso de Cuba, para demostrar que aun cuando hubieran valores e ideas diferentes de modelo social con la Administración Castro, se pueden expresar y disentir abiertamente y, ahora, con el objetivo claro de mirar al futuro, ya no al pasado. 

El final de la conferencia de Obama, tras sus citas a Borges, Cortázar y el mate, cuando estudiaba en la Universidad, fue un digno epílogo, demostrando así la coincidencia de valores comunes a ambos países, a pesar del distanciamiento de los últimos años. 

Sin estridencias, sin slogans, sin dogmas y, por el contrario, con una concepción pragmática y evolucionista de la relación bilateral, ambas conferencias ojalá preanuncien una nueva era de vínculaciones entre argentinos y norteamericanos, tras demasiados altibajos en la relación histórica.

EL TOWN HALL DE OBAMA CON LOS JOVENES EN LA USINA DEL ARTE